[Traducción de Montserrat Martínez García revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow. (Follow for English version)]

Papa infalible en materia de fe. Una vez mós, el desafío a las principales tendencias del liberalismo victoriano fue considerable y en Inglaterra, se temió que la infalibilidad papal fuera un posible trampolín doctrinal para sucesivas «agresiones papales». Comentarios como los siguientes del canónigo dublinés Thomas Pope no perseguían precisamente acallar ese temor:

El Concilio [papal] reivindicaró su autoridad sobre el mundo y demostraró su derecho, fundado sobre una misión divina para adentrarse mós íntimamente en todas las inquietudes espirituales del mundo, para supervisar los actos del rey, el diplomótico, el filósofo, y el general, para circunscribir los límites de sus investigaciones especulativas . . . para subyugar la razón humana al yugo de la fe, para extinguir a los liberales, los racionalistas, y los deístas (deists) con un golpe de su infalibilidad» (Citado en Norman 87).

No es de sorprender que los decretos del Vaticano provocaran tanto enfado y que asistieran al despertar del sentimiento anti-católico entre los intelectuales. «Fracasaron en provocar la ira del vulgo, como el asunto de la concesión Maynooth (Maynooth Grant) y el episodio de la «agresión papal» en 1850 habían hecho. Fue a los hombres de «opinión ilustrada» a quienes el trabajo del Concilio pareció mós desagradable» (Norman 80). Entre aquellos que aborrecían el desafío al progreso del Estado liberal no estaba otro que el líder del partido liberal, y primer ministro cuando el principio de la infalibilidad papal fue anunciado, el propio Gladstone. Gladstone guardó silencio mientras era primer ministro, en parte por miedo a poner en peligro su política irlandesa. Pero tan pronto como fue expulsado de su presidencia, Gladstone, que tenía un buen «historial de oposición legítima al fanatismo y a la intolerancia anti-católica» (Norman 81) se desahogó con una crítica poderosa en Los decretos del Vaticano en su apoyo a la lealtad civil: una reconvención política (The Vatican Decrees in their bearing on Civil Allegiance: A Political Expostulatio (1874}) en la que despertó al antiguo espectro anti-católico de la incapacidad de los católicos ingleses para ser buenos ciudadanos ingleses.

Aunque la reacción en Inglaterra no tuvo para nada tanto alcance como la lucha por la cultura en la Alemania de Bismarck, exacerbó el antiguo sentimiento anti-católico y especialmente anti-romano y puso a prueba el grado de tolerancia de los liberales normalmente bien dispuestos. Para el cardenal Manning (arzobispo de Westminster entre 1865-1892) que escribió en 1877, el partido liberal de Gladstone «había pospuesto su anterior naturaleza y se había intercambiado los papeles con los perseguidores» (H. E. Manning, La verdadera historia del Concilio vaticano, p. 176, citado en Norman 104). Ciertamente, el panfleto agresivo de Gladstone se ganó el aplauso de muchos liberales así como protestantes extremos y sirvió para acallar los temores de que Gladstone que, tanto política como religiosamente, era mós que amable con los católicos.


Victorian Web main screen Religion Historia política

Modificado por última vez el 4 de abril de 2002; traducido 4 de julio de 2010.