[Traducción de Montserrat Martínez García revisada y editada por Asun López-Varela. El diseño HTML, el formato, y los enlaces de George P. Landow.]

A diferencia de los tractarianos y los evangélicos opuestos a ellos, el partido comparativamente diminuto de la Iglesia extensa nunca formó un grupo organizado y mucho menos esencialmente homogéneo. Este grupo de intelectuales asociado de modo inconexo dentro de la Iglesia de Inglaterra representa de muchas maneras lo que se llegó a ser durante el siglo XX el Protestantismo liberal. Trabajando bajo la influencia directa o indirecta del pensamiento alemán liberal, los sacerdotes de la Iglesia extensa enfatizaron que la Biblia, aunque inspirada divinamente en algunos sentidos, no era tal y como creían los evangélicos y los tractarianos, literalmente verdadera en cada detalle y que por lo tanto las Escrituras debían ser leídas metafórica o incluso mitológicamente.

Según Victor Shea y William Whitla,

Para muchos sacerdotes de la Iglesia extensa, la verdad bíblica, junto con las evidencias del mundo natural (como en las Evidencias del Cristianismo de Paley, 1974 y en Teología natural, 1802), median las correspondencias entre las órdenes divinas y humanas que se comunican mediante figuras del discurso y analogías. [ . . . ] Para los evangélicos literalistas, el mundo natural es una trampa y un engaño que anticipa en los efectos nocivos de la caída; para los sacerdotes de la Iglesia extensa, los hechos empíricos del mundo natural se leen analógicamente como reveladores de la naturaleza de Dios y del plan divino para el mundo . . . La postura de la Iglesia extensa localiza las analogías no en la relación entre el diseño del mundo y la naturaleza divina sino en las correspondencias entre la vida y la experiencia humana y los aspectos del orden divino, en último caso entre el corazón humano y el espíritu divino.

Estas creencias aparecieron en el intensamente controvertido, incluso infame, Ensayos y reseñas (1860) y en el El Pentateuco críticamente examinado (1862) del obispo Colenso (Bishop Colenso). Algunos sacerdotes de la Iglesia extensa, como el director de Rugby, Thomas Arnold (padre del crítico y del poeta), y el socialista cristiano F. D. Maurice también enfatizaron un evangelio social — esto es, aquel que adorara a Cristo sólo mediante el trabajo de la justicia social.

Las creencias intensamente personales e idiosincrásicas encarnadas en In Memoriam sugieren que el mejor modo de describir a Tennyson es como un anglicano de la Iglesia extensa. (Uno se siente incómodo al describir a alguien como «miembro» de este grupo inconexamente organizado).

Materiales relacionados

Lecturas relacionadas

Essays and Reviews: The 1860 Text and Its Reading. Ed. Victor Shea and William Whitla. Charlottesville: University of Virginia Press, 2000.


Victorian Web main screen Religion Historia política

Modificado por última vez el 29 de octubre de 2009; traducido 2 de noviembre de 2010